Grupos de Accion y Denfensa Confederal

Introducción 
 
DefensaEn el año 2010 se celebró el centenario de la creación del sindicato anarcosindicalista CNT. En julio del 2011, se cumplió el 75º aniversario del estallido de la guerra civil en España. Para algunos, un episodio más de la historia cruenta de un país en el que las tragedias “civiles” parecen repetirse más que en otros del mismo entorno. Alguien la definió como la última guerra romántica del siglo XX (¿existen las guerras románticas?). Los tres millones de represaliados dejan poco lugar al romanticismo, más bien a la tragedia. Lo que no deja lugar a dudas, aunque algunos traten de esconderlo, son los hechos que se desarrollaron a partir del 18 de julio de 1936; hechos que evidenciaron un enfrentamiento de clases. Por un lado, el Pueblo, agrupado y organizado mayoritariamente en sus organizaciones sindicales: la CNT y la UGT junto a las organizaciones políticas socialistas, comunistas, nacionalistas y republicanas que defendieron la legalidad de la República. Por el otro, los que se sublevaron dando un golpe de Estado; las clases dominantes: la jerarquía católica, el capital y el ejército encuadradas en sus organizaciones políticas: la CEDA1, la falange y el requeté, apoyadas y financiadas por la Alemania nazi y la Italia fascista. Durante los cerca de tres años que duró el enfrentamiento, guerra y revolución se darían la mano. Las realizaciones económicas que se produjeron en España asombraron al mundo entero. Los proyectos de economía social publicitados durante años por las organizaciones libertarias se plasmaron en una realidad que despertó las ilusiones de los mas desprotegidos y el odio de los privilegiados. Colectivizaciones, autogestión de fábricas y empresas, municipalización, socialización y nacionalización de importantes sectores económicos y administrativos (sanidad, educación) demostraron que el pueblo trabajador, a través de sus organizaciones sindicales, era capaz de transformar un sistema basado en la explotación y el privilegio por otro más igualitario y justo. La experiencia duraría poco. Los intereses partidistas acabarían imponiéndose y a partir de mayo de 1937 esas realizaciones prácticas acabarían siendo arrinconadas, en el mejor de los casos, o pasadas a fuego y cuchillo en la mayoría de las ocasiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada